Hipopresivos

El trabajo con técnicas hipopresivas va más allá de unos ejercicios respiratorios, siendo clave para su ejecución una postura en concreto que potencia los efectos beneficiosos de la técnica. Algunos de estos beneficios son los siguientes:

Reduce la incontinencia urinaria debido a la mejora del SUELO PÉLVICO.

Mejora en prolapsos.

Efectos correctivos sobre la postura.

Reducción de molestias provocadas por la escoliosis.

Reducción del perímetro de la cintura.

Mejoras sobre las molestias provocadas por la pubalgia.

Reducción del dolor del ciclo menstrual.

Mejora de la calidad de las relaciones sexuales.

Fortalecimiento del abdomen que incide sobre las diastasis.

Trabajaremos junto a la técnica hipopresiva, otras técnicas como la miofascial, postural, y la neurodinamia, dando lugar a un entrenamiento de baja presión tanto física como psicológica.

Una distribución óptima de la actividad es la realización de dos sesiones a la semana con una duración de 45 minutos, pudiendo llegar a los 60 minutos en grupos con un nivel más alto. Los grupos están limitados a un máximo de 8-10 personas, por la necesidad del control de la ejecución de la técnica en todo momento.

Se necesita una zona para su realización con una temperatura agradable, sin ser muy elevada ni muy fresca y sin corrientes. El material necesario son unas colchonetas en caso de que el suelo no esté acondicionado. Según el nivel de los grupos contamos con elementos en fases más avanzadas como gomas, pelotas para masajes, foam roller y aparatos para trabajar la musculatura respiratoria.

Soy nivel 3 en Low Pressure fitness, y con unos cuantos años a la espalda en la práctica de este método de entrenamiento, que junto a los conocimientos sobre entrenaniento que tengo se pueden hacer sesiones muy interesantes y sobre todo con mejoras evidentes en poco tiempo.

https://lowpressurefitness.com